El Arte de la Evocación

Parte 2

-Práctica-

Para tener éxito en la magia en general pero en particular en el Arte de la Evocación, solo es necesario saber lo que se está haciendo. La evocación supone una práctica avanzada, pero ¿cuán avanzada? En realidad hay que tener un entrenamiento previo en la magia para poder tener éxito, no es algo que se pueda hacer en los primeros pasos y esperar a tener grandes logros. ¿Es posible? Pues claro que sí, no hay una regla fija en nada, y es posible que una persona que esté recién comenzando tenga un gran resultado.

            Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los grimorios antiguos están llenos de supersticiones y cosas que para un mago moderno no sirven, no es que todo quede descartado, de hecho podemos tomar muchos elementos de estos textos pero mucho de lo que proponen o es inviable o va un poco en contra de nuestra filosofía, como por ejemplo tratar de llamar a un Demonio en el nombre de “Dios” o amenazar que si no hace lo que nosotros queremos habrá consecuencias. Esta forma de trabajo no solo no es recomendada, sino que es absolutamente irrespetuosa y no tiene espacio ni en el Sendero de la Mano Izquierda ni en la Magia Draconiana. Siempre hay que tener claro que, estamos hablando de seres que pertenecen a otro plano de existencia, incluso si lo querríamos ver por el lado psicológico como simplemente proyecciones tanto de nuestra Sombra Personal como Colectiva, siguen mereciendo respeto a la hora de tratar con ellos. Recuerda, ellos serán aliados y mentores, no esclavos que harán nuestro trabajo bajo amenaza.

            Pero independientemente sea el origen o la naturaleza de lo que vayamos a evocar, la mayor falla que tienen los iniciados en esta práctica es esperar una aparición espectacular en medio de su templo, algo similar a lo que podemos ver en una película de miedo. Esto es lindo para ver en una fantasía, pero en la realidad no funciona así. Si bien es cierto que puede haber fenómenos del tipo físico, como ruidos, vientos en lugares cerrados, cambios de temperatura, o sentir presencias en nuestra espalda, entre varias otras cosas, esto es solo un efecto “colateral” de la práctica y no lo que se busca. Si tomamos en cuenta que el espíritu/demonio/ente que vayamos a evocar no tiene forma física, será necesario un medio sutil por el cual se pueda manifestar, y dependerá netamente de la visión del mago, es decir de su capacidad psíquica para poder percibir a dicho ente, y en estados avanzados poder tener una comunicación fluida. Siguiendo esto, será necesario contar con una herramienta para realizar un scrying, es decir un espejo, abundante humo, agua, un cristal, etc. Con este instrumento y nuestra capacidad psíquica, podemos entrar en contacto con el Otro Lado y llevar a cabo nuestra labor. Si bien puede parecer o sonar simple, no lo es, porque requiere de tiempo, paciencia y mucha práctica, así que, no te desesperes si al inicio no tienes resultados, solo resta seguir intentando y practicando.

            Antes de comenzar con tu ritual, debes de investigar previamente varias cosas, la primera es tener claro los motivos por los cuales estás llevando a cabo el rito, tienes que saber por qué y para que lo estás haciendo. ¿Es simple curiosidad? ¿Buscas ayuda en algo concreto? ¿Te interesa entender mejor la naturaleza de ese ente? Las motivaciones pueden ser miles y varían de persona en persona. Una vez que tengas claro esto, el siguiente paso será elegir a quien llamar, para esto hay una infinidad de opciones, y es cuando los grimorios clásicos son de gran ayuda, porque suelen tener un catalogo enorme con nombres, descripciones y sellos, un buen inicio para encontrar con quien trabajar de acuerdo a tus necesidades del momento.

            En mi experiencia todo es evocable, es decir toda entidad se puede convocar, si bien es cierto que hay algunas más fáciles y otras no tanto, cuanto más alejada del hombre, más primordial, más complejo es, porque su naturaleza es más compleja de entender y su gnosis suele ser mucho más vasta, mientras que más cerca de la tierra y el hombre, más simple. Pero esto es cuestión de prueba y error, al final lo que cuenta es tu experiencia.

            También a tener en cuenta, es posible que la experiencia que tengas no sea exactamente igual a lo que leas en un libro o a la experiencia de alguien más, puede que el grimorio describa al espíritu de tal modo, pero a la hora del ritual tu percepción del mismo sea completamente diferente, esto es algo natural y no hay nada de equivocado. Primero tenemos que comprender que la descripción del libro es como esa persona lo percibió en su momento, no una verdad absoluta, segundo, el ente no se encuentra sujeto a las leyes de la física, por lo que se puede mostrar cómo le dé la gana, y tercero, la experiencia está condicionada por la mente del mago, por lo que tus pre conceptos y tu mente subconsciente harán que tu percepción varié. Nuevamente, no hay nada de malo en esto, sin embargo y como regla general, no tienes que dar nada por sentado, ni como verdad absoluta, un mensaje del Otro Lado no quiere decir una profecía para la humanidad, quizás sea algo que tenga que ver con tu vida, sea mágica como personal, evita caer en el fanatismo y la megalomanía, algo muy propio de muchos “magos” de hoy día.

            En el mundo espiritual como en la vida material, nada es gratis, y todo es un intercambio de energías, si pedís ayuda al Otro Lado y esta ayuda se manifiesta en tu vida, es necesario hacer un intercambio, nunca prometas cosas que no podes cumplir, no quieres en tu vida un demonio enojado. Una simple ofrenda, que puede ir desde una vela en su nombre, quemar un incienso, u otras cosas como escribir un artículo para darle difusión a ese espíritu, una ilustración, etc. Todos son elementos útiles. Para ser muy claros, ningún demonio u otro ente te van a pedir que hagas nada ilegal o estúpido, se coherente, si hay algo que no tiene lógica puede ser que tu mente te esté engañando y será mejor poner un alto a lo que estás haciendo. La auto-responsabilidad aquí es un hecho.

            Para la siguiente práctica de ejemplo, decidí realizarla con Belial, mi elección es porque le tengo un gran aprecio y porque más allá de esto, porque es un espíritu ligado al plano terrenal, suele tener buena respuesta entre los magos noveles, y por sobre todo puede ser útil en los primeros pasos. Aquí emplearemos el sigilo de Belial clásico, el que aparece en las Clavículas Menores también conocido como Ars Goetia. Sin embargo, sentite libre de usar otro sigilo si así lo quieres, como también de modificar el ritual de llamado o adaptar el ritual completo a tus necesidades personales. Debido a que en la magia draconiana no usamos ni triángulos de evocación ni círculos de protección, ya que no vemos a los demonios como una amenaza que hay que tener lejos, sino como mentores y guías, el contacto es directo y sin barreras, pero una vez más, adáptalo a tus necesidades.

Sigilo de Belial

            Para el siguiente ritual deberás tener a mano algunas cosas, un espejo negro por el cual Belial se manifestará, el sello de Belial, tu daga ritual, y algún incienso o mezcla de los mismos que sea de tu agrado. Si usas música en tus rituales, podes incorporarla, y dos velas negras.

            Coloca el espejo en tu altar de modo tal que te quede cómodo como para observarlo durante un periodo prolongado de tiempo sin que te produzca molestias, a cada lado del espejo coloca las dos velas, enfrente del mismo el sigilo de Belial y a un costado o en frente el recipiente con el incienso. El ritual puede ser llevado durante la tarde/noche, y es esencial que tengas tranquilidad y no seas interrumpido durante el proceso. Apaga el celular, enciende tu música ritual, colócate enfrente del altar, relaja tu cuerpo y tu mente y comienza realizando algún ritual de ascensión de la energía, puede ser una meditación Kundalini u otra que acostumbres. Abre tu espacio ritual, esto puede ser hecho de modo formal si así lo acostumbras. Enciende las velas, alza tu daga y repite a modo de mantra 11 veces la “Llave del Abismo

“Zazas, Zazas, Nasatanada Zazas”

            Visualiza como los portales al Otro Lado se abren en el espejo, este ya no es un simple objeto sino un espacio por donde te podrás comunicar con Belial. Enciende el incienso, alza tu daga y recita tanto como te sea necesario el siguiente llamado:

¡In Nomine Draconis!

¡In Nomine Nox!

Los Portales al Otro Lado han sido abiertos,

La Llave del Abismo ha sido pronunciada,

Este templo impío está listo para recibir la presencia del magistral Belial,

Demonio de la Tierra, Señor de los Oráculos Oscuros,

Conocedor de los secretos olvidados por el hombre,

Rey de los demonios y de los espíritus del pozo,

Poderoso Belial, ven a mi templo, manifiesta tu presencia en este espejo, permíteme oír tu voz, y conocer tu rostro, enséñame tu oscura gnosis,

Yo te llamo para: (declarar la intención del rito),

En tu nombre he encendido este incienso, como ofrenda y en tu honor,

Bríndame (decir lo que se quiere).

            Una vez que entremos en contacto con Belial, alzar nuevamente la daga y decir:

Te doy la bienvenida Belial a este templo impío, te pido que me muestres con claridad aquello que tengo que ver.

¡En el nombre del Dragón!

            En este punto enfoca tu atención sobre el espejo, permitiendo que la experiencia fluya con naturalidad. Puedes tomar notas de lo que vayas viendo, o puedes hacerlo después del ritual. Cuando sientas que la experiencia está llegando a su fin, alza tu daga nuevamente y di las siguientes palabras de despedida:

Gran Rey Belial, gracias por tu asistencia, retorna a tu reino y que haya una buena alianza entre los dos.

            Apaga las velas, cierra tu espacio ritual como sea tu costumbre y da por finalizado la ceremonia.

Daemon Barzai

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.